1 comentario

Cementerios de aviones, barcos y más

La obsolescencia es para los objetos como la muerte para las personas: el momento en que deben salir del escenario y ser reemplazados por otros nuevos. Pero el siglo XX vio una escalada masiva de nuestra capacidad para producir objetos, limitada sin embargo por nuestra capacidad para deshacernos de los que ya no nos son útiles. Bess Lovejoy se dedicó a observar algunos de los lugares donde, como en los cementerios, aviones, tanques y barcos que ya no sirven o han quedado obsoletos pasan minuciosamente a la eternidad.

Cementerio de aviones

El Grupo 309 de Regeneración y Mantenimiento Aeroespacial, en Tucson, Arizona. Foto: GoogleEarth.

2,600 acres de la Base de la Fuerza Aérea Davis-Montham en el desierto de Tucson están reservados para servir como última morada de más de 4 mil aeronaves y 7 mil motores, algunos tan viejos como la Segunda Guerra Mundial. El sitio es llamado “The Boneyard”, algo así como “el Deshuesadero”. El lugar ha sido sede también de filmaciones de películas, incluyendo Man of Steel de 2013.

Barco encayado

Cementerio de barcos de la Bahía de Nouadhibou, Mauritania. Foto: jbdodane.

300 cruceros, barcos de carga y lanchas de pesca se oxidan pacientemente en las costas de Nouadhibou, en Mauritania, uno de los países más grandes y pobres de África. Esta situación social ha hecho que las autoridades hagan la vista gorda para que el floreciente negocio de desvalijar navíos vuelva este sitio un lugar perfecto para que las industrias navieras vengan a abandonar sus desechos. Existen barcos abandonados de ambas guerras mundiales, y poco a poco los naufragios han ido creando un arrecife de coral artificial donde paradójicamente la vida marina florece.

Tanques soviéticos

Kabúl sigue siendo una zona activa de guerra. Paisajes como este son comúnes en lugares de Croacia, la India, Pakistán o Kuwait, donde los tanques averiados, saboteados o a medio destruir quedan como ruinas de todas las batallas pasadas.

 Luca Di Ciaccio

Los estudios Cinecittà fueron fundados por Benito Mussolini, el dictador italiano, en 1937 con el fin de promover el cine ideologizante de su programa fascista. Luego se convirtió en un lugar clásico de la historia del cine italiano durante los 50 y 60, pero desde entonces (y también a causa de las nuevas técnicas de filmación), los grandes decorados, las ciudades del oeste, los terraplenes romanos y los edificios de apartamentos han caído en el abandono. Películas como La Dolce Vita y el Satyricon de Fellini fueron filmadas aquí, además de que es terreno sagrado para Hollywood, pues aquí se filmó Ben Hur. Roberto Bolaño, el escritor chileno, dedica algunos poemas a los estudios Cinecittà en su libro Tres.

neon

Neon Boneyard. Foto:  Michelle Enemark.

No todos los cementerios de objetos son para objetos de tallas extremas. El lote de dos hectáreas del “Neon Boneyard” se llena con más de 150 señales del pasado de Las Vegas, en varios estados de descomposición.

Con información de Internet

Un comentario el “Cementerios de aviones, barcos y más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: