Deja un comentario

Medio siglo de culto a las tradiciones campesinas.

descarga (2)

Fue el primero de julio de 1829 cuando vio la luz quien se convertiría en el más importante cultor de la décima en el siglo XIX cubano, y cuya obra representaría fuente inagotable de cubanía y criollismo, Juan Cristóbal Nápoles y Fajardo, El Cucalambé.

Más de un siglo después, en 1967, se elige la Flor de Birama, la finca El Cornito –lugar en el que nació el bardo–, por esfuerzo e iniciativa de grandes de la cultura cubana como Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí,  en la sede de lo que hoy se conoce como la Fiesta Suprema del Campesinado Cubano, la Jornada Cucalambeana, que del 29 de junio al 2 de julio, celebra su edición número 50.

Promover la vida y obra del bardo tunero, salvaguardar tradiciones e impulsar un movimiento artístico y cultural que se extiende a cada rincón de la provincia, han sido valores esenciales de este evento.

Víctor Marrero, historiador de la ciudad de Las Tunas, explicó que desde 1967 se mantuvo la realización del evento de forma sistemática; en los años más duros del periodo especial, fueron muy limitados los recursos, pero no se perdió la tradición. «El escenario natural de La Cucalambeana siempre fue El Cornito, porque fue el sitio donde nació Juan Cristóbal Nápoles y Fajardo y cada vez se fueron sumando más personalidades de la cultura, instituciones, que han convertido este, en un evento identitario para la provincia».

UN EVENTO QUE HA CRECIDO

Ya para 1968 se inicia uno de los espacios más importantes de este Guateque, el concurso Justo Vega, que cada año convoca a quienes apuestan por el repentismo como genuina expresión de las tradiciones campesinas. Ello ha permitido descubrir nuevas figuras y consolidar la improvisación como otra de las formas en las que también se cultiva la espinela.

Así lo demuestra la experiencia de Dimitri Tamayo, poeta, repentista y escritor. «El trabajo de La Cucalambeana ha sido arduo, ya se cumplen 50 años, y hemos mantenido el mismo esfuerzo, las mismas ganas, porque se forja en cada rincón de la provincia. El repentismo tiene un lugar cimero dentro de esta celebración, sobre todo porque ha permitido inculcar la obra del Cucalambé entre los más jóvenes, y luchamos porque cada vez sean mayores los espacios, porque nuestra ciudad se vista de décima, no solo durante los días del evento».

El tiempo demostró que La Cucalambeana no podía limitarse a tres días en el año, ni a su sede central, es por ello que, en 1986, se inicia el desarrollo de las cucalambeanas de base en las que, cada municipio, muestra lo más selecto de sus tradiciones campesinas. Para 1993 otro espacio teórico vital se incorpora a la fiesta, El Coloquio Iberoamericano de la Décima y en ese propio año, surge una institución insigne en la defensa de este patrimonio inmaterial,  la Casa Iberoamericana de la Décima, a cuya razón de ser se refirió su director Ramón Batista López.

«Nuestra institución surge gracias a La Cucalambeana. Desde nuestros inicios siempre hemos trabajado con tres líneas esenciales, promover la obra del Cucalambé, organizar durante todo el año los proyectos que tributan a esta jornada y mantener una dinámica en nuestra programación, investigaciones donde la décima sea vital. Hemos fomentado un trabajo muy estrecho con talleres de repentismo y tonadas, para llevar este patrimonio a las nuevas generaciones».

LA EDICIÓN 50

Una vez más El Cornito se viste de gala, esta vez, en homenaje al aniversario 188 del natalicio del Cuacalambé y al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Un amplio programa, que incluye a todas las manifestaciones artísticas, se materializa por estos días, en función del cual se ha trabajado intensamente, como asevera Ladis Santana Rojas, directora provincial de Cultura.

«Este evento se viene desarrollando desde que concluyó la edición anterior, porque parte de la base y no es una jornada de tres días, sino de todo un año. Esta 50 edición se ha asegurado, sobre todo para que sus espacios esenciales como El Catauro de la Décima, el Coloquio Iberoamericano de la Décima, todas las exposiciones, todos los espectáculos culturales tengan la calidad esperada. Hoy tenemos con nosotros 11 delegaciones extranjeras, de países miembros del SICA, que también tendrán espacios para mostrar sus tradiciones y su cultura».

Refulgirá la belleza de la Flor de Birama, reinará la décima y renacerán las tradiciones campesinas. Cincuenta años y aun la Cucalambeana es joven, porque el amor hacia nuestras raíces identitarias no tiene límites en el tiempo.

Por: Granma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: