Deja un comentario

Ser cubano.

Un viejo refrán, a tono con la actualidad, expresa: para hacer análisis y comer pescado, es necesario tener mucho cuidado y, dada la situación del pescado, creo que el cuidado principal estará en los análisis.

Yo, en mi condición de cubano “toero”, agrego que no es lo mismo tener la solución para dirigir el equipo Cuba de Béisbol y GANAR, obviamente, la mía es una de las 11 millones de opiniones sobre el tema, que empezar a dar opiniones sobre las causas de algo tan delicado como el reciente incendio en los tanques de Matanzas.

Pues bien, ya empezó el campeonato de tiro al blanco.

¿A que ustedes no saben dónde empezaron a publicarse los análisis, algunos tan arriesgados, como la posición diplomática que debió tener Cuba para contentar al vecino norteño? Exacto. Ustedes son conocedores del tema.

Entre estos estudios y recomendado por varios amigos facebusianos, me leo una entrevista en uno de esos “medios”, que es calificada de muy seria y comedida por mis ciberamigos. Les garantizo que llegué hasta el final, aunque para ser serio y declaro no ser experto en incendiología, aparecerse ya, o mejor, aparecerse el viernes 12 con opiniones sobre causas y azares y que me perdone el poeta, creo que cae en el campo del terraplanismo.

Me explico cronológicamente.

Estamos a 15 de agosto. El rayo cayó el día 5.

Las personas más cercanas al incendio, con todo el respeto extremo que se merecen, fueron los 14 desaparecidos, tema priorizado por las más altas autoridades del país y que en estos momentos tiene incorporados a los mejores, con el Profesor-Doctor Jorge González, PhD, al frente quien es Doctor en Medicina, Especialista en Medicina Legal y con experiencia extrema en estos temas. No olviden este curriculum vitae.

El jueves, se declaró controlado el incendio, importante: CONTROLADO NO ES APAGADO.

El viernes 12, cuando algunas llamas persistían aparecieron las declaraciones citadas.

El sábado se declaró extinguido y ya habían entrado las brigadas de criminología, medicina legal, e investigación para buscar los restos mortales de los desaparecidos.

Paralelo a esto, el domingo fue día de protocolo, reconociendo a los hermanos latinoamericanos que nos ayudaron. En ese tiempo, por muy buenos deseos que se tenga, el terreno seguía emitiendo humo y permanecía lo suficientemente caliente para dificultar cualquier otra tarea, no obstante la urgencia de trabajo para los forenses.

Según aparece en el artículo, el autor fue especialista en la OPS (Organización Panamericana de la Salud). También fue especialista de la CEPAL en mejoramiento de sistemas de transporte. Profesor en la Universidad de Matanzas en conservación y mantenimiento de edificaciones y desde 2013 vive en algún lugar de las Antillas Menores. O sea, al menos en el CV que se divulga, el incendio, el petróleo, el almacenamiento y sus peligros, no se destacan en sus experticias.

Sigo exponiendo hechos, sólo recordando a mis profesores de lógica cuando era estudiante universitario y viene mi primera pregunta: ¿en esas condiciones ya alguien, aunque sea el premio Nobel de Incendiología, puede ofrecer causas, o siquiera análisis de algo sobre lo cual se está empezando a investigar y hasta ahora, existe un solo causante evidente que fue el rayo. Dicen que uno se separa para tomar distancia y ver todo con más claridad, pero separarse hasta las Antillas Menores, me parece, tampoco soy experto en distanciología, repito, me parece un pelín arriesgado.

A lo mejor, hubo errores humanos, pues errare, humanun est. A lo mejor los filósofos vienen en nuestra ayuda y la casualidad unida a la causalidad, como teorías de nuestros antecesores pensantes destacados, nos brinden algunas explicaciones. A lo mejor, por qué no, si estamos en teorías libres, fuera un sabotaje y desde ya me arriesgaría a señalar cual oreja peluda saldría a flote.

A lo mejor, algún Dios de algún Olimpo nos castigó por nuestra inveterada costumbre de ir a contracorriente y eso no se lo perdonaron ni a Hércules.

A lo mejor, pudiera hacer una larga enumeración de “a lo mejores”.

Pero aparecerse ¡¡!YA!!! con artículos tan arriesgados y con el título “¿Qué falló en los supertanqueros de Matanzas”, anunciando las “posibles” causas del incendio, es más poco serio que pronosticar quien será el próximo Usain Bolt, pasándole un balón a Pelé para que gane el mundial de Qatar, con Maradona de árbitro. Un poquito de respeto, POR FAVOR.

Disculpen. Una digresión. Mala titulación de ”prensa”: en los supertanqueros de Matanzas NO SUCEDIÓ NADA. El suceso estuvo en la Base de Supertanqueros, que son dos lugares físicos totalmente diferentes.

Ahí están algunos datos. Me remito a la Dra Ortiz: busque un libro y lea. Y, por último, me remito también al profesor Eduardo Dimas: saque Usted, sus propias conclusiones…cuando tenga más datos.

Autor: Víctor Ángel Fernández

Tomado de La Pupila Insomne

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: