Deja un comentario

A sacar a Cuba de la lista negra

La negociación entre las FARC-EP y el gobierno colombiano se extendieron por más de cuatro años para poner fin a la guerra de cinco décadas.

Por fortuna Cuba no le hizo caso al presidente Duque, respetó los protocolos que se había comprometido a hacer cumplir y no extraditó a los miembros de la comisión del ELN que están en La Habana desde el 2017, cuando Ecuador renunció a ser sede de los diálogos de paz con la guerrilla y el Gobierno de Santos le pidió al de Cuba que aceptara convertirse en sede de esas conversaciones. Gracias a esa actitud, ahora es mucho más fácil retomar las negociaciones de paz con el ELN en el punto en que las dejó Santos.

Sin embargo, esa postura de honrar su palabra y su condición de país garante le ha generado a La Habana problemas serísimos, causados por la deslealtad del Gobierno de Duque y por el odio de Trump y sus amigos, quienes no descansaron hasta que lograron que Cuba fuera incluida de nuevo en la lista de países patrocinadores del terrorismo, de la cual la había sacado el Gobierno de Obama en el 2015.

Esa inclusión les ha traído a los pobladores de la isla problemas serios de supervivencia, derivados de las inhumanas restricciones económicas que de la condición de ser considerados “patrocinadores del terrorismo” se desprenden.

Todo ello ha generado una fuerte presión migratoria de muchos cubanos que buscan salir, especialmente hacia Estados Unidos, lo cual se le puede volver a ese país un bumerán.

Ya han pasado más de 20 meses desde cuando se posesionó Biden y afirmó que su Gobierno iba a revisar ese estatus de país “patrocinador del terrorismo”, con el que injustamente se encuentra catalogada Cuba desde cuando el Gobierno de Trump, al faltarle pocos días para terminar su gestión, la incluyó en esa macabra lista con el argumento de que darle albergue al ELN era prueba de que patrocinaba terroristas.

Pero, desde entonces, es muy poco lo que Biden ha hecho para aliviarles la situación a los cubanos. Y nada lo que se ha movido para sacar a Cuba de la lista.

Ahora, cuando el Gobierno de Petro le ha pedido al de La Habana que continúe siendo sede de los diálogos con el ELN y otros países se han ofrecido a colaborar con el proceso, el Gobierno de Biden no tiene un solo argumento para no dar los pasos necesarios con el fin de sacar de inmediato a Cuba de la tenebrosa lista.

Ya la presión para que Biden actúe en ese sentido está creciendo. De hecho, más de 10 000 personas han suscrito una carta abierta dirigida al presidente Biden pidiéndole que eche para atrás la medida impuesta por Trump y restablezca la política de Obama hacia la isla.

“Sus políticas con respecto a Cuba, que han estado más alineadas con las de Trump que con las de Obama, están afectando el bienestar del pueblo cubano y van en contra de la voluntad de la mayoría de los estadounidenses. Urgimos –agrega la carta- que de inmediato haga un cambio importante en la política y saque a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo”.

También el canciller de Colombia, Álvaro Leyva Durán, había hecho la misma solicitud cuando, a los pocos días de posesionado, viajó a La Habana para reiniciar los diálogos con el ELN.

Así que ya es hora de que el presidente Biden no le dé más vueltas al asunto y actúe.

Dos grandes amigos se fueron esta semana: el exministro Jaime García Parra, a quien quise desde cuando era niña, y el médico Rafael Carrillo, un ser humano extraordinario. Paz en sus tumbas. Y un abrazo muy estrecho para sus familias.

Autor: Patricia Lara Salive

Tomado de Cubadebate

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: