Deja un comentario

Políticas hipócritas y falsas: dichos y hechos

Deja un comentario

CONOCE 10 CARACTERÍSTICAS DE LA ROSA

Deja un comentario

Medios argentinos destacaron avance de vacunas antiCovid-19 de #Cuba

Buenos Aires, 12 may Medios de prensa en Argentina destacaron hoy el avance de dos de los cinco candidatos vacunales cubanos contra la Covid-19 y el inicio de la campaña de intervención sanitaria en varias partes de esa isla.
En una reseña difundida en la portada de su edición digital, el diario Página 12 se hizo eco del inicio de la intervención con Soberana 02 y Abdala, tras varios meses de ensayo clínico.

‘En el primer día del ‘estudio de intervención poblacional’ -no puede considerarse vacunación hasta que ambas fórmulas se certifiquen- comenzaron a administrarse dosis de Abdala en cuatro de los 15 municipios de la capital cubana, a los que se sumarán otros tres a final de mes y ocho entre la segunda quincena de junio y agosto’, precisa ese medio.

Asimismo, Página 12 señala que el estudio comenzó con la aplicación de la primera de las tres dosis de este candidato vacunal, el más avanzado en este momento, a mayores de 60 años.

Menciona que el objetivo es que 1,7 millones del total de 2,2 millones de habitantes de La Habana estén completamente inmunizados en agosto, cuando previsiblemente Abdala y Soberana 02 ya sean vacunas certificadas y se conozcan más detalles sobre su eficacia.

En tanto, el canal C5N también dedicó un espacio a resaltar los logros de la ciencia cubana, el avance de sus candidatos vacunales y destacar varios puntos de ambas vacunas como el fácil traslado.

‘Una buena noticia, avanzan las dos vacunas cubanas en fase III’, señaló esa televisora, una de las más vistas del país.

jf/may

Tomado de Prensa Latina

Deja un comentario

Recibe papa Francisco a presidente de Argentina

Roma, 13 may (Prensa Latina) El papa Francisco recibió hoy aquí en audiencia realizada en el estudio del Aula Pablo VI al presidente argentino, Alberto Fernández, informó la Santa Sede.
A continuación el mandatario suramericano se reunió con el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolín, quien estuvo acompañado por el secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher.

En el curso de las cordiales conversaciones con los superiores de la Secretaría de Estado, indicó un comunicado, se expresó el aprecio por las buenas relaciones bilaterales existentes y la intención de desarrollar aún más la cooperación en los ámbitos de interés mutuo.

También, indicó, se habló de la situación del país, con especial referencia a algunas problemáticas como la gestión de la emergencia pandémica, la crisis económica y financiera y la lucha contra la pobreza, señalando, en este contexto, la contribución significativa que la iglesia católica ha ofrecido y sigue asegurando. Por último –apuntó la nota- fueron abordados algunos temas regionales e internacionales.

mem/fgg

Tomado de Prensa Latina

Deja un comentario

Políticas hipócritas y falsas: dichos y hechos

Políticas hipócritas y falsas: dichos y hechos

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, el término terrorismo se define como la dominación por el terror, la sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror y también la actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos.

Precisamente, estas cuestiones lingüísticas y de sentido común, fueron obviadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos cuando el 13 de mayo de 2020, notificó al Congreso sobre la certificación de Cuba y otros cuatro países bajo la Sección 40A (a) de la Ley de Control de Exportación de Armas, como naciones que “no cooperan plenamente” con los esfuerzos antiterroristas del país norteamericano.

¿Cuáles fueron los argumentos esgrimidos por el Departamento de Estado para tomar esta decisión? ¿Qué dijo Cuba al respecto? ¿Cuánto de hipocresía, mentiras y manipulación política encierra tal certificación? ¿Qué consecuencias tienen para el país?

Del dicho…

Exactamente un año atrás, la Casa Blanca, presidida en aquella fecha por Donald Trump, acusaba a Cuba de acoger en el territorio nacional a miembros de la delegación de paz del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia. Este fue el principal argumento presentado por el Departamento de Estado para certificar a nuestro país como “no cooperante plenamente” con los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos. Una lista, por cierto, unilateral y arbitraria, sin fundamento alguno, autoridad o respaldo internacional.

La respuesta cubana fue inmediata y contundente. Según la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), la delegación de paz del ELN de Colombia se encontraba en nuestro territorio porque, en virtud del abandono repentino de Ecuador de su condición de sede y a solicitud del gobierno colombiano y del ELN, el proceso de paz se trasladó a La Habana en mayo del 2018. Diálogos que, de hecho, habían comenzado el 7 de febrero del 2017 en Quito y en el que Cuba, junto a otros países fungía como Garante del proceso de paz, por petición de las partes.

Tras el atentado en la Escuela de Cadetes de Policía de Bogotá, del 17 de enero de 2019, el gobierno colombiano tomó acciones políticas y legales contra la delegación de paz del ELN que se encontraba en territorio cubano y rompió el diálogo de paz. Adicionalmente, decidió desconocer el Protocolo de Ruptura, en franco abandono y quiebre de los compromisos adquiridos por ese Estado con otras seis naciones firmantes del mismo.

En este sentido, la declaración del MINREX aclaraba entonces que el gobierno cubano sostuvo que lo que corresponde, según los documentos acordados, es la aplicación del Protocolo. “Esta postura, respaldada ampliamente por la comunidad internacional y sectores comprometidos con la búsqueda de una solución negociada al conflicto armado colombiano, es una práctica universal reconocida y ratificada reiteradamente por apegarse al Derecho Internacional y a los compromisos del País Garante y Sede de los diálogos. Debido a la no aplicación de este Protocolo, es que aún permanecen en el país los miembros de la delegación de paz del ELN”, explicaron.

Por tanto, la acusación del gobierno estadounidense constituyó un pretexto endeble, deshonesto, manipulado políticamente y con argumentos totalmente infundados. ¿El objetivo? Difamar y aplicar acciones coercitivas para estrechar aún más el cerco alrededor de Cuba.

También aquella decisión, tal y como muchos vaticinaron, constituyó la antesala de la medida anunciada por el gobierno de Donald Trump el 11 de enero de 2021, justo antes de despedirse de la Casa Blanca: la inclusión de Cuba en la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, una lista de la que el país no formaba parte desde el 2015 cuando se hizo justicia y el entonces presidente Barack Obama excluyó a Cuba de la fraudulenta calificación.

https://flo.uri.sh/visualisation/5245453/embed

Made with Flourish

…al hecho

Retomemos la definición inicial del término terrorismo. Teniendo en cuenta lo que plantea la Real Academia de la Lengua Española ¿cuán hipócrita y falsa resulta la decisión de Estados Unidos? Según datos actualizados del MINREX3478 víctimas mortales y 2099 con discapacidad es el saldo que ha dejado en Cuba los actos cometidos por el gobierno de los Estados Unidos o perpetrados y patrocinados desde territorio de ese país con la tolerancia de las autoridades oficiales.

Si tomamos como ejemplo solo el mes de octubre, entre los años 1961 y 1997, más de un centenar de personas fueron víctimas fatales por acciones terroristas perpetradas contra Cuba.

Además, son más de seis décadas de aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba, cuyas sanciones califican como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y como un acto de guerra económica según lo establecido en la Conferencia Naval de Londres de 1909. En el período de abril de 2019 a marzo de 2020 el bloqueo causó pérdidas a Cuba en el orden de los 5 mil 570 millones de dólares. Además de los incalculables daños para las familias cubana y el impacto en la vida cotidiana.

Por si fuera poco, recordemos que trece días antes de que el Departamento de Estado acusara a Cuba de “no cooperar plenamente” con los esfuerzos antiterroristas, el 30 de abril de 2020, la Embajada de Cuba en los Estados Unidos fue objeto de una agresión armada por parte del cubanoamericano Alexander Alazo. El silencio prolongado por parte del gobierno estadounidense ante el hecho demostró la complicidad de la Casa Blanca frente un acto que fue declarado como premeditado.

Así, este ataque a la Embajada cubana en Estados Unidos se sumaba a la larga lista de atentados contra las embajadas, consulados, servicios y personal diplomático de Cuba en el exterior. Se tiene constancia también de que en el caso de nuestro país los atentados sufridos están relacionados directa o indirectamente con acciones provenientes de los EE.UU.

Un año después

Por supuesto, pertenecer a los listados falsos, arbitrarios y unilaterales confeccionados por el gobierno de Estados Unidos tiene también consecuencias. Estos “justifican” un conjunto de sanciones, como la restricción de la ayuda exterior de Estados Unidos Cuba, la prohibición de las exportaciones y ventas de armas, y ciertos controles a las exportaciones de artículos de doble uso (productos que pueden destinarse a fines tanto civiles como militares). Incluye además restricciones financieras como el impedimento a Cuba de recibir préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

También mediante las medidas que soportan la lista, el país norteño se puede atribuir el derecho de sancionar a personas o países que incumplan esas limitaciones impuestas a Cuba. De esta manera, el impacto desfavorable en la economía cubana es directo y, por tanto, también la familia cubana.

Nadie puede negar que la política de Estados Unidos “aprieta el cuello”, asfixia, como tampoco puede negarse que exactamente un año después de aquella decisión del gobierno estadounidense, Cuba sigue en pie. Con un bloqueo recrudecido que estrecha el cerco, con una economía que intenta recuperarse y con una pandemia de por medio, este chispazo de tierra en el mar ha resistido, crea, responde a la COVID-19 con cinco candidatos vacunales, respira. Y eso hay a quien molesta.

Deja un comentario

Revelan nuevos vínculos entre #EEUU y subversión contra #Cuba

La Habana, 13 may El gobierno de Estados Unidos contrató a la organización no gubernamental Creative Associates por 15,5 millones de dólares para dirigir un programa de subversión contra Cuba desde plataformas digitales, trascendió hoy en la prensa local.
El diario Granma citó un artículo del periodista norteamericano Tracey Eaton quien ofreció detalles sobre 22 informes de Creative Associates entre 2008 y 2012, los cuales reflejan la intención de socavar el orden constitucional en la isla.

Según el texto, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) envió suministros para el proyecto en el que participaron viajeros y consultores de al menos 10 países.

El programa de la ONG, establecido en Costa Rica, ‘dirigió sus esfuerzos a reclutar a jóvenes y miembros de la llamada contracultura cubana’, señala Granma.

De acuerdo con el artículo, publicado originalmente en el sitio Cuba Money Project, desde 2008 Creative Associates realizó entrenamientos de seguridad contra la vigilancia y estableció cuentas bancarias corporativas en Costa Rica.

En 2009 organizó reuniones informativas en Venezuela y Panamá sobre los preparativos para la primera ronda de viajes a Cuba.

‘El personal del concesionario viajó a la isla y se reunió con el grupo SJO011 para llevar a cabo las actividades de diseño del programa. Se comenzó a trabajar en el desarrollo del módulo de liderazgo que se implementaría con los jóvenes’, refiere el documento de Eaton.

La investigación refleja que en julio de 2009 Creative Associates proporcionó ayuda material y realizó capacitaciones sobre el uso de las tecnologías a un total de 12 beneficiarios.

‘Se llevó a cabo en España una sesión que dio como resultado el plan final para el desarrollo de materiales para el módulo de liderazgo y la formación en mapeo de redes’.

Además, en ese mismo período culminó el diseño de un sitio web y se realizó el primer texto de comunicaciones.

Para finales de ese año, 77 viajeros estuvieron en Cuba durante 320 días, entregaron más de 200 mil dólares en bienes materiales y desarrollaron una iniciativa para establecer lazos de colaboración e identidad entre líderes culturales y comunitarios.

El informe continúa con las actividades realizadas en 2011, año en el que el presidente norteño Barack Obama relajó las sanciones económicas, incluidas las restricciones de viaje a la isla caribeña.

Hasta 2012 la ONG afianzó su programa dentro y fuera de Cuba, desarrolló una red de más de 30 líderes comunitarios independientes en todas las provincias cubanas y estableció siete plataformas de comunicación.

La Oficina del Inspector General de la Usaid aseguró que Creative recibió más de 11 millones de dólares de su contrato original y reconoció que el proyecto otorgó 103 becas, 12 de las cuales estaban vinculadas a la red de mensajería ZunZuneo (similar a un Twitter cubano).

En varias ocasiones Cuba ha denunciado la guerra cibernética que Estados Unidos desarrolla contra la isla.

Diferentes especialistas y exagentes de la Seguridad del Estado cubano demostraron que Washington utiliza las tecnologías y el reclutamiento de jóvenes para lograr una desestabilización social que conlleve a un eventual cambio en el sistema político en el país antillano.

mem/ool/idm

Tomado de Prensa Latina

Deja un comentario

Denuncian oscuros intereses detrás de campaña contra #Cuba

Los únicos que ganaron con esta historia son los integrantes de un grupo minoritario y reaccionario de políticos desesperados y dispuestos a echar mano a cualquier recurso para tratar de imponer y perpetuar el curso de confrontación, mentiras e injusticia en la política de Washington contra el pueblo cubano y los propios estadounidenses. En la imagen el senador anticubano Marco Rubio..

Oscuros intereses se mueven detrás de la campaña sobre el presunto Síndrome de La Habana, denunció hoy Johana Tablada, Subdirectora general de la Dirección de Estados Unidos de la cancillería de Cuba.

Ningún informe o estudio divulgado hasta hoy en Estados Unidos, Cuba o el mundo proporciona evidencias científicas de que existieran ondas de radiofrecuencia de gran intensidad en el área donde se ubicaron los diplomáticos que reportaron síntomas de salud, dijo la funcionaria del ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

Los únicos que ganaron con esta historia son los integrantes de un grupo minoritario y reaccionario de políticos desesperados y dispuestos a echar mano a cualquier recurso para tratar de imponer y perpetuar el curso de confrontación, mentiras e injusticia en la política de Washington contra el pueblo cubano y los propios estadounidenses, afirmó.

En declaraciones a Prensa Latina, Tablada sostuvo que el grupo de expertos de Cuba que investigó este tema declaró y explicó por qué la tesis expuesta más recientemente es una hipótesis ‘poco probable, y ciertamente no un hecho demostrado’ como intentan fijar en el imaginario de las personas medios y fuentes sin identificar.

Agregó que la ‘Academia de Ciencias de Cuba discrepó sobre esta posibilidad que calificó de una especulación presentada como una hipótesis más, no sustentada por argumentos en el cuerpo del informe publicado de las Academias de Ciencias de Estados Unidos’.

Los propios estadounidenses no pueden asegurar cuál es la causa de los síntomas reportados y es crítica la ausencia de información solicitada al gobierno de Washington que limitó su estudio.

Reiteró la diplomática que la Academia de Ciencias y el equipo de expertos cubanos rechazan la politización del tema y reiteraron recientemente el llamado a la colaboración entre ambos países para solucionar el asunto y establecer la verdad.

Tablada subrayó que hasta hoy ‘lo más concreto y factual que hemos visto es que fueron reportados síntomas con una diversidad tal que incluso los médicos del Departamento de Estado explicaron, al igual que los científicos cubanos, que no pueden atribuirse tantos elementos a una causa común.

Recordó la funcionaria que la acusación infundada contra su país de los ataques sirvió de pretexto para la retirada de la mayor parte del personal de la Embajada de Washington en La Habana, en 2017, unido a una secuencia inédita de acciones de hostilidad y retroceso en las relaciones entre ambos países y pueblos.

Aseveró que tras el cambio de gobierno en la Casa Blanca estamos ante un nuevo ciclo de artículos y ‘filtraciones’ sobre la supuesta existencia de ‘ataques’, palabra no utilizada por los voceros oficiales del gobierno de Washington en sus más recientes declaraciones.

Puntualizó que el denominador común de este conjunto de publicaciones es ‘la especulación política, la manipulación y ausencia de fuentes primarias y la referencia engañosa que asume y presenta como un hecho cierto un supuesto síndrome que no fue demostrado por la ciencia’.

La Subdirectora general de la Dirección de Estados Unidos del Minrex de Cuba apuntó que no existe en realidad algo así como ‘el Síndrome de la Habana’ fuera de la propaganda pero vivimos en un mundo, subrayó, en que las percepciones importan más que las realidades.

Dijo que las pesquisas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Ministerio del Interior (Minint) de Cuba fueron serias y concluyentes al descartar la existencia de los ataques sónicos ultrasónicos o infrasónicos.

Tablada recalcó que ‘Cuba no ha puesto en duda que existieran síntomas de salud, ha investigado el tema desde la esfera policial, médica y científica y ha hecho muchos intentos y llamados a cooperar entregando información de sus investigaciones al gobierno de Estados Unidos’.

La diplomática concluyó que la víctima principal de toda esta saga parece que es nuevamente la verdad.

‘Las medidas tomadas sobre la base de especulaciones no confirmadas no han sido revertidas y el sufrimiento que han provocado al pueblo cubano, a las familias y a las relaciones bilaterales y entre los pueblos solo ha sido agravado’, dijo.

Por otra parte, recientemente la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, manifestó que las agencias y departamentos de todo el gobierno federal trabajan para abordar los ‘incidentes sanitarios inexplicables’ que a veces se reportan en diferentes agencias y que no ocurrieron en un solo lugar.

Mientras voceros como el senador Marco Rubio, del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, insisten en el denominado ‘Síndrome de La Habana’ pese a la negativa de Cuba, avalada por estudios científicos, que se aparta categóricamente de esas acciones. Según evidencian análisis de diversos medios la verdad es la primera víctima de esta trama contra Cuba.

https://www.cubasi.cu/es/noticia/denuncian-oscuros-intereses-detras-de-campana-contra-cuba

Deja un comentario

La hipocresía de los Estados Unidos.

Cada día son menos las personas en el mundo que se dejan engañar por los yanquis, con su verborrea hipócrita de “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”, porque sus actos criminales demuestran realmente quienes son.

Guerras injustificadas, bombardeos sobre ciudades que asesinan a inocentes, creación y financiamiento de grupos terroristas que matan por dinero, políticas de sanciones espurias contra países que no aceptan sus órdenes, cárceles ilegales donde la tortura física y psicología está autorizada por la Casa Blanca, apoyo a gobiernos que reprimen cruelmente a su pueblo, y aplausos a quienes sostienen economías neoliberales para matar de hambre, que provocan la inmigración masiva de sus ciudadanos.

Así actúan los yanquis que ahora pretenden, de manera farsante, hacerse pasar por “piadosos samaritanos”, al solicitar el mismo presidente Joe Biden, que se liberen las patentes de las vacunas anti Covid-19, cuando ellos acumulan la mayor cantidad de dosis, mientras países del llamado Tercer mundo aún no ha podido adquirir ni una sola dosis.

En medio de esa burda propaganda para reconstruir su imagen deteriorada, revelan su verdadera naturaleza imperial, al procurar que los países pobres no accedan a las tecnologías de la producción de vacunas rusas y chinas, a pesar de su efectividad demostrada, lo que indica su rejuego politiquero para imponerse en un mercado muy jugoso, por el alto costo de los medicamentos.

El cinismo de Estados Unidos se descubre rápidamente, porque en medio de esa campaña de lavado de imagen, mantienen intacta la guerra económica, comercial y financiera contra Cuba, prohíben la venta a la Isla de equipos y material médico para enfrentar la Covid-19, y persiguen de forma despiadada la entrada de combustible que posibilita el funcionamiento de la economía, incluidos los hospitales, policlínicas y la industria Biofarmaceútica nacional, con su histórico sueño de ver caer el socialismo.

¿Por qué no asumen una verdadera posición humana y flexibilizan las sanciones contra el pueblo cubano, que sufre ese despiadado bloqueo por 62 años?

¿Qué razones de seguridad nacional existen para impedir la entrada de remesas familiares provenientes de Estados Unidos? ¿Es humana esa sanción impuesta por el ex presidente Donald Trump y sostenida por Biden?

¿Cuál es el principio humanitario que justifica que, en momentos de crisis sanitaria, a Cuba se le impida comprar equipos médicos de otros países, que contengan más de un 10 % de componentes fabricados en Estados Unidos, aunque sean destinados para salvar vidas humanas? 

La Organización Mundial del Comercio, debería exigirle a Estados Unidos que, a la vez que solicita la exención de los derechos de propiedad intelectual, como un medio para aumentar el suministro de vacunas a los países pobres, levante el Bloqueo comercial, económico y financiero impuesto hace más de medio siglo a la República de Cuba, nación que ha demostrado su naturaleza solidaria con países que requieren de sus servicios médicos para salvar vidas.

La posición politiquera yanqui es evidente, porque la Organización Mundial del Comercio, sabe perfectamente que los países pobres no cuentan con industrias ni personal capacitado para producir vacunas y para lograrlo tendrían que adquirir el equipamiento en Estados Unidos o en Europa, contratar especialistas en otros países y demorar al menos cinco años, para poder contar con los certificados necesarios que validen esas vacunas.

La reacción de las grandes compañías farmacéuticas occidentales no se hizo esperar y ya respondieron que se oponen a esa transferencia de propiedad intelectual para la fabricación de las vacunas, debido a que los países más pobres tardarán en establecer la capacidad de producción y competirán por los escasos suministros existentes.

Ahora, quien se vende como “el bueno” del filme, es el gobierno de Biden, mientras los malos son las farmacéuticas occidentales, gastada estratagema yanqui para culpar a otros, cuando el mundo anualmente apoya a Cuba en la ONU, en su reclamo para que Estados Unidos levante su cruel y genocida Bloqueo.

La pretensión de Joe Biden por lavar la pésima imagen de Estados Unidos, incrementada en los últimos cuatro años por Donald Trump, abarca también la rama de la ciencia, al aventurarse a declarar que “hay que evitar la politización de la ciencia dentro del gobierno y endurecer las reglas de integridad científica para el futuro”.

¿Pensarán los yanquis que en el mundo solo hay estúpidos, que se pueden engañar con su propaganda al mejor estilo de Disneylandia?

¿Quién es el mayor politizador de la ciencia en el planeta? ¿Quién es el que no acepta colaborar con Rusia, China y Cuba en temas científicos? ¿Quién impide que medicamentos hechos en Cuba puedan salvar vidas de ciudadanos estadounidenses?

Por supuesto que el único responsable son los Estados Unidos.

A engañar a otros, porque ya en el mundo la mayoría sabe quién es el verdadero lobo, aunque pretenda vestirse con la ropa de la abuela de caperucita roja.

Atinado fue José Martí cuando expuso:

“Levantarse sobre intrigas, es levantarse sobre serpientes”

Por Arthur González.

Deja un comentario

El mantra de la prensa cubana “independiente”

Basado en un texto de Karina Marrón González – Prensa Latina.- Según la periodista Rosa Miriam Elizalde, el gobierno de EEUU, en su guerra informativa contra Cuba, sostiene e impulsa, en la actualidad, dos estructuras paralelas de medios digitales. Fuente original en Cubainformación TV:

Deja un comentario

El síndrome del engaño de EE. UU. contra quienes se le oponen

Los tráilers de lo que parece ser una nueva temporada de la serie «El Síndrome de La Habana» comienzan a exhibirse en los medios de comunicación rentados. La historia sigue el guion de las puestas en escena anteriores.

A pesar del esfuerzo de Cuba, de la comunidad internacional, e incluso de un grupo importante de científicos estadounidenses que saben que no existen evidencias sobre la posibilidad de los mal llamados ataques sónicos, vuelve la trama sesgada de la supuesta agresión a funcionarios de EE. UU.

Según refiere CNN, agencias federales de Estados Unidos están investigando dos nuevos incidentes, esta vez en suelo de esa nación, incluido uno cerca de la Casa Blanca en noviembre del año pasado, «similares a los ataques misteriosos e invisibles que han provocado síntomas debilitantes para decenas de funcionarios estadounidenses en el extranjero».

Ambas «víctimas», uno de ellos un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, supuestamente sufrieron los mismos síntomas inexplicables que el personal estadounidense en Cuba, China y Rusia comenzó a experimentar a partir de finales de 2016: dolor de oído, vértigo, fuertes dolores de cabeza y náuseas, a veces acompañados de un «ruido direccional penetrante» no identificado.

Debemos recordar que científicos británicos y estadounidenses determinaron, en 2019,  tras analizar la grabación del «ruido direccional penetrante», que se trataba del eco del chillido del grillo de cola corta de las Indias.

En otro incidente narrado por un exfuncionario estadounidense, según cnn, infantes de marina en una base remota en Siria desarrollaron síntomas similares a los que insisten en acuñar, nombrar y establecer en la opinión pública internacional como el «síndrome de La Habana», poco después de que un helicóptero ruso sobrevolara la base.

La demonización o satanización es una técnica retórica e ideológica de desinformación o alteración de hechos y descripciones, utilizada para construir una imagen negativa y justificar el castigo al adversario.

La trama de los supuestos ataques sónicos, bautizada con toda intención como «Síndrome de La Habana», sirvió de pretexto, como se desclasificó recientemente, para enrarecer seriamente las relaciones entre Cuba y ee. uu., durante la administración Trump, así como para justificar las medidas coercitivas aplicadas contra la Isla en todos los terrenos.

El nuevo equipo de Seguridad Nacional del presidente Joe Biden también ha dado a la investigación de los incidentes sónicos una prioridad máxima, dijo recientemente, un alto funcionario, según Chicago Tribune.

Bill Burns, nuevo director de la cia, dijo a los senadores, durante su audiencia de confirmación, que llegará al fondo de los «ataques de La Habana».

No sorprende que el senador Marco Rubio alegara que el número de afectados podría ser mayor e involucraría a más de 40 diplomáticos y familiares en la Embajada de Estados Unidos en La Habana, y al menos a una docena de diplomáticos en el consulado en Guangzhou, China.

La falacia de los supuestos ataques sirve para justificar el intento de privar de combustibles, alimentos y medicinas al pueblo cubano.

Para algunos «es necesario mentir como un demonio, sin timidez, no por el momento, sino intrépidamente y para siempre (…). Mentid, amigos míos, mentid, que ya os lo pagaré cuando llegue la ocasión», dijo Voltaire. Sin duda, mienten sobre Cuba, sin timidez, como verdaderos demonios.

Autor: Raúl Antonio Capote

Tomado de Auca en Cayo Hueso